header
Silencio y dos heridos el día de San Isidro Labrador | 15/5/2017

La quinta corrida de feria este lunes 15 de mayo día de San Isidro Labrador ha resultado rara y al final no hubo triunfo rotundo para los toreros. Reapareció Curro Díaz, quien con su segundo pudo tener algo; Paco Ureña, estuvo entregado cabalmente y resultó con probable lesión de ligamentos, tras encontronazo con su segundo en tablas en la rodilla derecha y López Simón, se pudo haber llevado lo más soso pero ha sido exigido.

La corrida ha sido noble, pero faltó mayor raza lo que reflejó en el tendido al molestarse el público, por el juego pobre de los toros de Montalvo. Destacando el tercero en nobleza y 4º con movilidad.

Curro Díaz, abrió la tarde con una labor muy capotera al torear a la verónica y por chicuelinas, siendo por breves espacios una labor muy torera con la muleta en donde la voluntad quedó patente ante un toro que no fue bien picado.

Con su se segundo Díaz a sido entrega al embestir el torero- al toro y mientras el público se metió con el espada, la faena tuvo grandes detalles. con un toro que se empleó, yendo de largo y generando el olé. Recibió las palmas en el arrastre.

Paco Ureña, en su primero momentos intensos sin romper por falta de toro; con su segundo, salía con la capa y el toro se fue encima, presionándolo en las tablas y golpeando fuertemente su rodilla derecha. A pesar del golpe el torero salió más que decidido y toreo muy vertical para hacer un estatuaría faena de pocas tandas por se acabó el toro.

López Simón, ha sido muy exigido por el publico de Madrid que no le perdonó nada y terminó silenciado en su lote como todos en este encierro.

Más de 22 mil personas se dieron cita al coso madrileño y hubo dos lesionados con Paco Ureña y Mario Muñoz Lebrija, banderillero que fue herido al salir del primer par de banderillas del primero.

 

Comparte este contenido: