header
UNA FIESTA RECTA, SERÁ MÁS SÓLIDA | 12/7/2018

Ahora que el stripper, ese del Sergio Mayer al que ‘El Sol’  le afinó las teclas  a su mujer sobre el piano, soltó la lengua protegido como si ya estuviera bajo las enaguas de la Cámara Legislativa, desde donde amenaza aniquilar a la Fiesta Brava, lo que no es enchílame otra, más tampoco es como pa’ tirarlo de orate, por el hecho de que su oficio  erótico de señoras, al que las revistas del morbo le dan cabida, lo pone en una posición como atrayente pa’ ser escuchado por otros  seudo políticos, que ya agarraditos de las ‘trompas’ o de donde puedan hagan ruido y con ello mantener  la flama de la incertidumbre.

La gente pide le informemos por donde puede venir el guadañazo en la capital y no hay que ser muy trucha pa’ saber que con AMLO entraremos a un gobierno absoluto en el que el ejecutivo influenciado por la vía marital, podría ordenarle a la gobernadora de la Ciudad de México, que instruya a la asamblea pa’ que enciendan la hoguera o viceversa, si la arenga sale de las cámaras ellos  López Obrador y Sheinbaum son los que pueden sofocar la inquisición.

Lo que si seria de mucha ayuda  ahora que están próximas a darse novilladas en la Plaza de Toros Arroyo fuese que se les hiciera mucha bulla pero sobretodo que los organizadores  les lean la cartilla a los novilleros concientizándolos que en esta etapa a como dé lugar tienen que triunfar y advertirles y cumplirles que a los que no demuestren  enjundia, entereza, entrega, hambre de triunfo ¡Puerta!, será  a partir del 21 de Julio y sucesivamente los sábados siguientes hasta el 8 de Septiembre, cuando los ganaderos con sus novillos que  tienen que ser dignos y los novilleros con su arrojo total se conviertan en bazucas pa’ contrarrestar los ataques de los anti taurinos.

Ha venido sucediendo en otros lados, que se  cebe a la gente con palabritas insulsas  pa’ ir a la plaza y ahí darle espejitos, con novillos que no lo son y  toreros embarrados con la melcocha de la equivocación, ahora ya en las etapas finales del certamen hay que   cuidar el control de calidad comenzando con retomar la tradición  de dar a conocer con días de anticipación las fotografías de los novillos con sus pesos, edades y cuernas intactas que son el mejor imán pa’ atraer gente a los tendidos, igualmente por el bien de la fiesta los jueces deberán de otorgar orejas y no sonajas, así que a afinar los criterios y a cuidar como caminan los minutos de los relojes… ¡una fiesta recta siempre será más sólida!

Comparte este contenido: