header
Ibelles se despacha una oreja en los Azulejos. | 13/5/2018

Atizapan de Zaragoza, Estado de México. con una entrada discreta y el buen juego de los novillos salidos en primero y tercer lugar de la ganadería de Montecristo de Don Germán Mercado Lamm, y con  otros dos de la ganadería de San Judas Tadeo de juego inferior se llevó a cabo la segunda novillada del serial “Soñadores de Gloria” en su sede sabatina en El Cortijo los azulejos. 

José María Hermosillo (azul cielo y oro) Demostró una vez más el buen momento por el que pasa ya que hizo una faena de mucho oficio a un toro que presentó ciertas dificultades y que había que resolver ; Hermosillo estuvo ahí demostrando su oficio y se impuso al novillo. Mató al segundo intento hubo palmas y era merecedor de la vuelta pero el hidrocálido decidió quedarse dentro del callejón. 

Ricardo de Santiago (grana y oro) ante un complicado novillo de San Judas Tadeo se le se le vio muy esforzado, y con mucha voluntad. El mismo cubrió el segundo tercio con cierto lucimiento. El novillo era tardo y falto de fuerza pero Ricardo se fue haciendo de él para lograr buenos momentos sobre todo por el lado derecho, lo mató a la primera estocada y salió al tercio.

Sebastián Ibelles (blanco y plata) con un buen novillo de Montecristo muy en el tipo de la ganadería. Sebastian  lo recibió muy bien toreándolo de capa a la verónica. Después del primer puyazo hizo el cambio de tercio y realizó un quite muy ajustado por saltilleras. 

Con la muleta logró la mejor faena de la tarde por su estructura Temple y adornos que le hizo al Novillo de Montecristo mató al segundo intento el público pide y el juez da una oreja siendo con esto el triunfador de la tarde. 

Cerró Plaza el rejoneador Joaquín Gallo vestido a la usanza charra, le correspondió un novillo de San Judas Tadeo al que le hizo gran faena pero el toro se pagó pronto sobre todo después de que los forcados de Teziutlán lo pegaron hasta el tercer intento sobresalió Joaquín Gallo en la suerte del sarape con el que toreeó al novillo a la hora de matar se le complicó y solamente solamente dio la vuelta al ruedo al compás del María chileno. 
 

Comparte este contenido: