header
DESDE EL TENDIDO.. Leopoldo de la Rosa Rugerio | 11/1/2018

La apasionada entrega decía el inolvidable Maestro Pépe Alameda. Y eso precisamente es lo que nos han hecho ver y sentir los toreros mexicanos en sus más recientes comparecencias en el ruedo de la Monumental de Insurgentes.

La entrega ilimitada protagonizada por Fabian Barba ante astados de Rancho Seco que le significó pisar terrenos de enorme compromiso y tirarse a matar dando el pecho para ser enfrontilado y posteriormente feamente levantado por los aires por su segundo astado en una lucha en la que estaba de por medio la vida.

Entrega apasionada y valiente de Gerardo Adame esa misma tarde dándole a los quites un sabor de auténtica competencia y rivalidad y a su actuación matices también dramáticos.

Al igual que Juan Pablo Llaguno cuyo sitio y oficio cautivó al público y su valor ilimitado después de volar cuatro metros por los aires cuando el astado de Caprica estiró el cuello, para caer de fea manera y golpearse brutalmente la cabeza, levantarse sin verse la ropa para impactar a los aficionados por su pasión y amor a la profesión de torero.

Así igualmente Jerónimo cortar una oreja con una faena de profundidad y sentimiento después de ser arrollado por su toro al desmontar al varilarguero, y entregado cortar una oreja al llevar la mano hasta el morrillo en una gran estocada.

Momento similar al de Juan Pablo Sánchez que igualmente tuvo una soberbia actuación ante un ejemplarmente presentado encierro de Torreón de Cañas.

Sí, apasionada entrega, llena de valor y decisión de toreros mexicanos que deben forzosamente ser tomados en cuenta en carteles importantes.

Comparte este contenido: