header
Los Novillos, José María Mendoza y Mauricio los mejor de México | 9/9/2017

Con un minuto de silencio al término del paseíllo, se recodó a los fallecidos por el terremoto que azotó a México el jueves pasado y en especial por los de los Estados que tuvieron varios muertos. Así dio inicio la tercera novillada sin picadores, abriendo plaza el novillero español Daniel de la Fuente “Liqui” al que se le vio enterado al torear de capa y muleta, con facilidad toreando por las dos manos, aunque con poca proyección a las alturas, de una buena estocada despacho al de Salvador Rojas que solo tuvo algunos momentos de debilidad, pero se dejó meter mano y salió al tercio el novillero entre palmas.

El segundo novillo correspondió a José María Mendoza que toreo bien a la verónica con suavidad y buen remate, en quites intervino André Jusef por chicuelinas y replicó José María con zapopinas ajustadas. De muleta José María se hiso del buen novillo sometiéndole a su muleta por los dos lados y armó una faena buena, variada y con un temple que ha sorprendido a muchos, sobre todo al torear por naturales, por la derecha igualmente buenas tandas y se dio el lujo de torear con "la poncina" un par de ocasiones, además de llevar bien toreado al novillo y jalando de él al ritmo que quiso el jovencísimo novillero, que obviamente conquistó al público asistente, ya tenía por lo menos la oreja ganada y la perdió por pinchar un par de veces antes de meter media estocada para salir al tercio siendo ovacionado y ganarse con ello, la lidia del quinto novillo, por cierto a su primer novillo de nombre “Naruto” No. 17 de 390 kg., se le premió con arrastre lento. José María toreo al quinto novillo como premio y aunque volvió a torear asentado y bien de capa, así como con la muleta, no llego la faena como en la de su primer novillo, al ser este novillo de menos calidad, aunque con buenas embestidas y José María dejo claro que en él hay un gran prospecto, gracias a que sabe templar las embestidas de sus enemigos y que tiene ese don que pocos pueden presumir, pincho también a este, un aviso y recibió palmas al retirarse de la plaza.

El tercer novillero fue el yucateco André Jusef a quien le toco un buen novillo, aunque con algo de aspereza, con el que se vio bien toreando de capa, variado y con valor, banderilleo con dos cuarteos y uno al violín y con la muleta aguantó las embestidas y tuvo buenos momentos al torear por las dos manos, siendo las del lado derecho las mejores tandas, hiso acopio de toreo variado y surgieron las joselillinas al terminar su labor que fue buena, tiene valor y sabe estar en la cara de sus enemigos sin problemas, dos pinchazos y media para recibir un aviso y algunas palmas, tiene percha y puede ser una buen prospecto.

El cuarto novillero fue Mauricio Medina de Morelia, Michoacán, delgadito él y con cara de niño aún, pero con el corazón bien puesto y con el temple necesario como para realizar faenas como las que se le vio esta tarde. Con larga de hinojos inició primero y de pie parones con remate, mejor se vio con la muleta donde dejo ver que tiene temple y que le llega al público por su buen toreo. Sus tandas fueron cortas, pero de buen temple que impactaron al público y al igual que José María, dejando ver que tiene valor y futuro con ese toreo largo y profundo que supo sacarle a otro buen novillo de Salvador Rojas, al que igualmente no despacho pronto al pincharle dos veces antes de media estocada recibiendo un aviso. El anuncio de que lidiaría el sexto novillo como premio le animó y salió decidido a conquistar el triunfo con este, al que toreó bien por verónicas y en quites compitieron José María y Mauricio con gallardía. De muleta nuevamente el moreliano, dejo ver su buen temple y toreo de dimensión, que le hiso ganarse más ovaciones, e igualmente pudo haber cortado una oreja, pero al pinchar se le fue el trofeo y hasta escucho un aviso, en este chiquillo hay otra buena esperanza de que pueda surgir un torero.
De entre los subalternos volvió a destacar Gustavo Campos con buenos pares de banderillas y lidiando de capa, para salir al tercio siendo ovacionado.
Al final el público pidió a los novilleros que sacaran al ganadero para que dieran la vuelta al ruedo con el ganadero Salvador Rojas jr., que bien se lo merecía y la dio en compañía de sus pequeños hijos.

Comparte este contenido: